abril 15, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

la culminación del personaje de C. Tangana – Comunidad Cultura e Arte

C. Tangana es verdaderamente un artista de su tiempo. Fiel al espectro de atención de la generación que consume más música urbana, lanza un Soltera cada mes y medio, haciendo tu lista de Spotify en una de las músicas contemporáneas más diversas. Entre trampa, hip hop, reggaeton, música pop oído e incluso ocasional canguelo, Antón Álvarez concibe una carrera cuyo objetivo es, literalmente, hacer los golpes. Sabe lo que está de moda y eso es precisamente lo que persigue. Sin embargo, su música no se resigna a ser un pastiche descargado en lo más alto de las listas. Tu voz sui generis – nasal y potencialmente irritante -, un particular sentido del humor, una producción refinada y colaboraciones precisas (hola, Rosalia) ayudan a mostrar la música de uno de los personajes más cautivadores y mejor construidos de la música española actual.

Si sus primeros lanzamientos (un álbum y un mixtape) pecado por la repetitividad y la fugacidad asociadas con trampa que los pueblan, los diversos sencillo de los últimos cinco años es mucho más interesante. Es esta ola tan fluida que Álvarez navega hacia un segundo disco que realmente parece ser la culminación del personaje de C. Tangana. El madrileño -uno de los apodos del artista- es el título que no solo concentra las distintas facetas del propio artista, sino que también refleja la diversidad de una metrópoli como Madrid, que Tangana utiliza como base para extender los puentes entre el hispanismo y las expresiones de la cultura latina. .

Foto de Javier Ruiz / Imagine It Media

La música contemporánea sigue estando en el centro de las preocupaciones, pero hay un predominio mucho mayor de lo tradicional; algo ya explorado en el delicioso Soltera de 2018, “A Poison” – el bolero en el que teme El madrileño una nueva versión con la participación de José Feliciano, icono navideño cantado en castellano. De hecho, la lista de colaboraciones es lujosa.

READ  ¿Dónde y cuándo verlo? - Noticias de tecnología, Firstpost

Comencemos con el pináculo del disco: Gipsy Kings. “Ingobernable” Es una canción que sin duda debe la rumba flamenca del grupo francés (sí, los Gipsy Kings son franceses, pero claro, gitanos de corazón). Sin embargo, C.Tangana lo reclama como suyo, a caballo entre las gloriosas letras y reclutando al nuevo productor de maravilla español, Alizzz, para agregar profundidad a las guitarras de carreras y las palmas que llenan nuestros oídos. Cuando el coro entra con toda su fuerza, nos enfrentamos a la continuación espiritual de “Volare” y una canción que unirá a jóvenes y mayores. Ya es mi favorito del año, hasta que lo veo.

Hay otras ocasiones en las que Tangana asume el entorno de los colaboradores que recluta, pero cuyos resultados se asemejan más a una inversión de roles. Por ejemplo, “Hong Kong” es un Andrés Calamaro ft. C. Tangana, con el Roca Argentino ronco para marcar el punto final del disco con una nota épica, cuya apreciación depende del gusto personal, pero no se puede negar su fuerza y ​​letras coloridas. Ya hay “Nominao”, y el pop rock de la toma de control del cantante uruguayo Jorge Drexler, en una de las colaboraciones más inesperadas del disco. Allí, Drexler presenta un pavonearse confiado y eso deja a Tangana más a la sombra. Estas aperturas en el camino de los veteranos de la música no son un signo de debilidad artística, sino que demuestran el sentido común de Anton, quién sabe cuándo y cómo tomar las riendas. Incluso fuera del centro de atención, se siente el control sobre su visión creativa.

Esta visión parece haber sido representar la masculinidad moderna. Sin grandiosas afirmaciones y epifanías, pero no sin cierta bragadoccio Como artista latino, el artista reflexiona sobre la fama, la atracción, el odio u otras cosas comunes a todos nosotros (bueno, tal vez no la fama). Tan pronto como estemos arriba, tan pronto como nos encontremos cara a cara con la envidia, los celos o el disgusto. El lado más autocrítico de canciones como “Te olvidaste” o “Párteme la Cara” es un recordatorio refrescante de que todos estamos en la parte inferior de vez en cuando. La melancolía que caracteriza a los invitados, Omar Apollo y Ed Maverick, respectivamente, combina bien con Tangana, demostrando que no necesita escupir barras para impresionar. Sin embargo, se siente la falta de cierta precisión lírica, quizás mejor representada por el compatriota DELLAFUENTE.

READ  UFMG - Universidad Federal de Minas Gerais

Del lado de los placeres más terrenales, el rapero El tornado de la música española brilla mientras se desvía para recoger la bossa nova de Toquinho y retorcerse en la oda a la lujuria que es “Cómete tú mismo”. Incluso hay espacio para un muestra de canguelo Brasileño. “Morir de envidia”, la serenata más bella del disco, nos lleva a Cuba de la mano de Eliades Ochoa, ex miembro del Buena Vista Social Club, para cruzar rumba y salsa con un atmosférico puente electrónico. Todo esto en tres minutos que funciona de maravilla.

Hay mucho que desempacar aquí, pero El madrileño, uno de los discos más esperados de la música pop El español no defrauda musicalmente. La sorpresa inicial no se pierde en las repetidas audiciones, que solo sirven para sacar provecho cada vez más de un disco hecho para ser un pegar. C. Tangana ha comenzado de nuevo, y la prueba es lazo en nuestros oídos.

Si quieres ayudar a la comunidad cultural y artística, para que sea un proyecto profesional y de referencia, puedes apoyar aquí.