enero 23, 2022

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

El cambio climático comprometerá casi la mitad de los bosques de araucarias de Brasil

Los bosques de araucarias son un ecosistema exclusivo de la Mata Atlántica que se encuentra principalmente en la región sur del país. Con especies de plantas que dependen de temperaturas más frías y alta humedad, el ecosistema está en el banquillo frente a los impactos del cambio climático y el calentamiento global. Una proyección realizada por científicos brasileños señala que, incluso en un escenario optimista de aumento de la temperatura, el país perderá casi la mitad de las áreas con un clima propicio para el bosque de araucaria para 2070. En un escenario pesimista, la reducción llega a 64 % El desequilibrio climático podría tener consecuencias aún más graves para especies que dependen exclusivamente del ecosistema, como la propia araucaria.

El sondeo fue realizado por investigadores del programa de posgrado en botánica de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFGRS) y fue publicado a fines del año pasado. en la revista científica Applied Vegetation Science.

El mapeo de los futuros refugios forestales de Araucaria se realizó utilizando 18 especies arbóreas, utilizadas como indicadores en el estudio. Las proyecciones climáticas se realizaron sobre la base de los informes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) y sobre los distintos escenarios de emisión de carbono. En el escenario optimista, la pérdida es del 43% del área climática ideal para los bosques de araucaria para 2050 y del 49% para 2070. En el escenario pesimista, esta reducción sería del 51% para 2050 y del 64% para 2070. La mayor parte del hábitat la reducción se concentra dentro del país.

READ  En pelea por el título piauiense, Parnahyba anuncia las salidas de Joelson y Cisneros | parnahyba

“Tanto en el escenario optimista como en el pesimista, la pérdida de superficie es bastante significativa. Y esta tendencia al calentamiento también afectará las zonas de gran altitud ”, subraya el botánico Daniel Saraiva, becario de posdoctorado de la UFGRS y uno de los autores del estudio.

Este escenario se ve agravado por el hecho de que dentro del área que mantendrá condiciones favorables para el bosque de araucaria, solo una pequeña fracción, estimada entre 4 y 12%, se encuentra actualmente protegida. Los científicos también señalan que la mayor parte de esta cobertura de áreas protegidas son unidades de conservación para uso sostenible, como las Áreas de Protección Ambiental (APA), que son más permisivas de uso y que en muchos casos, advierte Daniel, “son unidades de conservación del papel”. .

Los mayores remanentes de bosque de araucaria se concentran en los estados del sur de Brasil – Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná – y con algunos fragmentos dispersos en los estados de São Paulo, Minas Gerais y Rio de Janeiro, además de parte de noroeste argentino. Las características ideales del ecosistema son precisamente aquellos lugares más fríos, generalmente más altos y con mucha humedad.

En el mapa, es posible ver, en azul, la distribución original del bosque de araucaria; en verde, los restos del ecosistema; y en rojo los contornos de las áreas protegidas existentes. Mapa tomado del artículo “Desplazamientos de distribución, refugio potencial y desempeño de las áreas protegidas ante el cambio climático en la ecorregión de la selva araucaria” / Reproducción

Perder su zona climática ideal no significa que los bosques de araucaria, como ecosistema, vayan a morir, explica Daniel. “Pero las especies más dependientes del frío, que están más especializadas en este hábitat, perderán espacio en favor de especies más generalistas, más adaptadas al calor y la sequía. En consecuencia, la tendencia es hacia la homogeneización, con un empobrecimiento de la especie y la genética, con la desaparición de determinadas especies”, explica.

READ  Fotografías satelitales revelan la mayor reducción del caudal del río Paraná en 77 años

La araucaria en sí es una que debería extinguirse (araucaria angustifolia), que actualmente se considera en peligro de extinción. El árbol emblemático del sur del país, sin embargo, no es la única especie en peligro de extinción cuya supervivencia depende de los bosques de araucaria. El ecosistema es también el hábitat de la imbuia (ocotea porosa), un tipo de árbol muy apreciado que ha sido muy explotado en los últimos siglos para muebles y construcción civil.

Entre las posibles soluciones para minimizar los impactos sobre los bosques de araucarias están: la creación de nuevas áreas protegidas y la inversión en la restauración del medio ambiente. “Es necesario aumentar la red de unidades de conservación porque, sea cual sea el cambio climático, este ecosistema está poco protegido. También existe la necesidad de mejorar las prácticas de gestión y la eficiencia de las unidades existentes, y fortalecer las políticas públicas para la conservación y las tierras indígenas. Además, también debemos restaurar áreas importantes para este bosque que actualmente están degradadas”, explica el botánico.

Daniel advierte sobre episodios recientes que ilustran la vulnerabilidad actual de las unidades de conservación que albergan los bosques de araucaria, como los proyectos de ley en trámite en el Senado y el Congreso para la reducción del Parque Nacional São Joaquim, en Santa Catarina; y la instalación de líneas eléctricas que cortaron decenas de araucarias en la región APA Escarpa Devónica de Paraná. “El problema también atañe al ámbito político”, refuerza el investigador.

Bosques de araucarias

La reducción de los refugios forestales de araucaria representa un nuevo golpe a la cobertura ecosistémica, de la cual se mantuvo el 12,6%, según un relevamiento realizado en 2009. De estos, solo el 0,7% es bosque original (primario), el resto son áreas secundarias, donde el bosque se ha regenerado con el tiempo. “Y este relevamiento data de 2009, probablemente hoy tenemos un área más pequeña, tal vez alrededor del 10% del área restante de araucaria”, dice Daniel Saraiva.

READ  Rodas de samba reúne a más de mil mujeres en 27 ciudades de Brasil y diez en el exterior para rendir homenaje a Alcione

El bosque de araucaria es considerado un ecosistema antiguo, con especies que tienen una larga historia evolutiva. El más emblemático de ellos es la propia araucaria (araucaria angustifolia), un árbol prehistórico que apareció hace millones de años. A esto se suma el pino marítimo (Podocarpus lambertii) y las especies de angiospermas basales también son actores milenarios en la historia evolutiva del planeta.

“Perder este bosque es perder millones de años de una historia evolutiva inimaginable, es perder una biodiversidad única, porque muchas especies del bosque de araucarias solo existen allí, tanto vegetales como animales. También es una pérdida de servicio genético, ecológico y ambiental”, resume Daniel Saraiva.