abril 12, 2024

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

«Todavía hay argentinos que se creen europeos», dice el sociólogo.

  • Marcia Carmo
  • De Buenos Aires a BBC News Brasil

Crédito, AFP

Pie de foto,

La historia de Argentina está marcada por culturas más allá de Europa, en su mayoría destacadas, que se han vuelto más destacadas en los últimos años, como la búsqueda de la identidad de los negros nacidos en el país.

Esta semana, el presidente argentino Alberto Fernández desató una acalorada controversia en Argentina, Brasil y México al emitir una declaración considerada unilateral.

En una reunión con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, Fernández dijo que «los mexicanos salieron de los indios, los brasileños salieron de la selva, pero los argentinos venimos de barcos, barcos que veníamos de Europa».

Poco después, se disculpó en sus redes sociales, dijo que no quería ofender a nadie y envió una carta aclaratoria al director del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

“Argentina fue uno de los países del mundo que más inmigración europea recibió entre finales del siglo XIX y principios del XX. Esto crea un vínculo cultural imposible de ignorar”, escribe.

Y agregó que eso no le hace ignorar que antes de la colonización (española) había diferentes pueblos de origen y que hoy la Argentina es fruto de esta historia y de «muchos otros pueblos», incluida la inmigración de países latinoamericanos.

Pero con la frase sobre «barcos», Fernández acabó siendo fuertemente criticado también por sus opositores, que veían en él un «acto racista» y un «desconocimiento» de la historia.

En los últimos años, los afrodescendientes, así como los pueblos indígenas, han buscado activamente reafirmar su identidad en el país. Entre ellos, la carta de Fernández al INADI fue considerada «limitada», «sin reconocer las demandas de reconocimiento del genocidio de los pueblos indígenas» y «no esclareció y redimió el racismo arraigado en la sociedad argentina», como dijo a BBC News uno de sus integrantes. Brasil. El problema llevó a los aliados de Fernández a decir que no participarían en la «discusión de la derecha».

Crédito, EPA / Juan Ignacio Roncoroni

Pie de foto,

“No quise ofender a nadie. Pido disculpas «, dijo el presidente argentino en un comunicado sobre brasileños.

Experto en temas migratorios y raciales en Argentina, sociólogo y profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Mario Margulis dijo que todavía hay argentinos que entienden que están mucho más cerca de Europa que de la identidad latinoamericana – y que la historia y incluso la geografía actual de la ciudad de Buenos Aires explica esta imagen.

Margulis recordó que, bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, de 1868 a 1874, Argentina era un país prácticamente despoblado con cerca de un millón y medio de habitantes cuando alrededor de seis millones de inmigrantes, principalmente italianos, comenzaron a llegar al país alrededor de 1930. y Los españoles. Pero también, aunque en cantidades mucho menores, árabes y judíos.

Es esta fuerte inmigración, dijo, sobre todo en el siglo XIX, marcada por discursos «racistas» en diversas partes del mundo, donde se valoraba y prestigiaba la piel blanca y europea, la que acabó por poblar las mentes de sectores de la sociedad argentina. Los inmigrantes, que huyen de las guerras y la persecución en sus países de origen, han aterrizado en el centro de Argentina: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos.

Los europeos, dijo el académico, eran considerados «una clase alta» y «otros colores de piel, que no eran blancos, e incluso las formas corporales se consideraban inferiores». Para él, los “prejuicios” siguen existiendo de diversas formas, manteniendo los vestigios del siglo XIX, el siglo del colonialismo y el pensamiento racista.

«En toda América Latina hubo y sigue habiendo una forma de racismo, que se remonta al llamado descubrimiento de América. El prejuicio ha venido de las entrañas de América Latina desde la llegada de Colón», dijo Margulis.

Recordando pasajes de uno de sus libros, Margulis recordó en una entrevista con BBC News Brasil que «los nativos y los mestizos, así como los esclavos negros, eran mano de obra barata o forzada durante el período colonial».

“Desde la llegada de los españoles y durante todo el período colonial, el racismo ha sido la base social. Las estructuras forjadas en ese momento siguen presentes, estimuladas por el racismo explícito de los pensadores decimonónicos.

Confirmó lo que dijo en uno de sus libros, afirmando que el tema permanece «invisible» incluso entre los pensadores de izquierda.

“En términos generales, el color de la piel coincide con la pobreza”, dijo.

Ilustró sus observaciones sobre las «diversas manifestaciones de prejuicio» con lo que ocurre hoy en la capital argentina.

«Hay una población en las estaciones Constitución y Once, que los llevan a las afueras, que no es lo mismo que el que vive en el barrio (acomodado) de Recoleta», dijo Margulis. Para él, este retrato sigue siendo fruto de la construcción del país. Cuando se le preguntó si no había integración después de tantos años de la llegada de los inmigrantes europeos, respondió: “integración desigual”.

READ  Lúcia Araújo es bronce y gana 1ra medalla en judo brasileño en Juegos Paralímpicos - 28/08/2021
Pie de foto,

La Favela Villa 31 está ubicada entre Recoleta y Puerto Madero, en Buenos Aires; La capital argentina refleja divisiones culturales y sociales, dice Margulis

Para él, los cuerpos resultantes del mestizaje y la pobreza también son diferentes del cuerpo propagado de la belleza ideal, que también contribuye a los prejuicios.

«La mujer gorda que tuvo ocho hijos y que tiene el estereotipo de mestizo no recibe la misma atención que quien responde a los estereotipos de belleza (la belleza europea imaginaria) propagados por los medios», dijo.

«La segregación existe y es visible. Y a pesar de la integración, que es desigual, siguen existiendo los prejuicios y la discriminación», dijo. Margulis citó frases de líderes de la época, entre ellos Sarmiento, y de escritores como Jorge Luis Borges, así como de los británicos, para recordar formas de racismo y valoración de la piel blanca.

Margulis entiende que fue en la década de 1940, con la llegada al poder del expresidente Juan Domingo Perón (1895-1974), que los argentinos “euronativos” expresaron su mayor rechazo a los mestizos, que llegaron del interior del país a Buenos Aires. Aires. . Allí, recordó, nació la expresión «cabezas negras» (piel oscura y cabello oscuro) de quienes rechazaron otras culturas de identidad nacional.

Para él, el racismo también es explícito en el vocabulario argentino, como los “villeros” (en referencia a los que viven en las favelas) y en alusiones a inmigrantes como los paraguayos y bolivianos, por ejemplo. Sin embargo, según él, en el caso de Fernández, no cometió un acto racista, sino «un lamentable descuido».

En la entrevista, Margulis, de 88 años, dijo que había pasado mucho tiempo desde que viajó a Brasil, pero según noticias del país, el racismo sigue vigente allí. Y la situación no sería muy diferente, dijo, en Estados Unidos, donde los negros han sido recientemente blanco de «linchamientos».

Vi nuestros nuevos videos en YouTube? ¡Suscríbase a nuestro canal!