abril 22, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Asociación ilícita de Macri con los jueces – Guillermo Gómez

Macri utilizó la histórica Casa de Olivos como base de operaciones para el hostigamiento judicial, lo que nunca ha ocurrido en una democracia en Argentina.


Suscríbete al boletín 247

El padre de Macri (Franco Macri) ya practicaba el espionaje ilegal y la contratación de jueces, prácticas que adoptó durante la dictadura militar, donde su fortuna creció desproporcionadamente.

Esta escuela familiar dejó a Mauricio Macri, quien como presidente utilizaba la residencia oficial de Olivos, para reunirse 15 veces con el juez de casación Mariano Borinsky, cuya misión era procesar a Cristina Kirchner sin pruebas.

El escándalo surgió porque el juez de casación Mariano Borinsky se reunió con Macri en las fechas de publicación de las decisiones parciales y políticas contra Cristina Kirchner, como los casos Obras Públicas, Dólar Futuro, Dinero K (donde no hay K). Muerte de Nisman.

Con esta persecución del juez de casación Mariano Borinsky, logró distraer a gran parte de la opinión pública para endeudar al país y darle a Macri el espacio para conducir sus negociaciones privadas contra el Estado.

El grupo periodístico “EL DESTAPE” obtuvo los formularios de registro en la residencia de Olivos que revelan el ingreso clandestino de los jueces, donde se utilizó la burocracia judicial para fines políticos. Fue una relación carnal entre el poder ejecutivo y el poder judicial con fines inconstitucionales y mafiosos.

Todo el proceso contra Cristina pasó por Borinsky, pero el juez, burlándose de la información argentina, dijo que iba a jugar al pádel o al tenis. Esto prueba que el gol fue claramente diferente, además de ser una verdad sobre lo juguetón, aumenta el disgusto con su cinismo, pues luego de un partido decidió atacar a los oponentes de Macri.

READ  La NASA detecta 150 objetos voladores no identificados orbitando la Tierra

Olivos también visitó al líder del grupo Clarín, Héctor Magnetto, y a los periodistas reaccionarios de Lanata y Majul, ya conocidos en Argentina por sus fake news.

Pero el juez Borinsky no es el único que vino a hablar en privado y en secreto con Macri, Macri también mantuvo conversaciones con el juez de casación Gustavo Hornos y el fiscal de casación Raúl Plee.

En otras palabras, Macri utilizó la histórica Casa de Olivos como base de operaciones para la persecución judicial, lo que nunca ha sucedido en una democracia en Argentina.

Jueces desvergonzados y fiscales estúpidos prostituyeron la residencia de Olivos, jugaron al pádel y comieron parrilladas en la casa presidencial, y llegaron periodistas corruptos y dueños de medios para arreglar las campañas de desprestigio.

Queda por ver cuánto dinero le costaron a las arcas públicas argentinas estas reuniones clandestinas, cuánto se pagó para montar operaciones de persecución, como en los tiempos más oscuros y oscuros de la dictadura militar argentina.

El conocimiento libera. Saber más. Síguenos no Telegrama.

Tú que has llegado hasta aquí muchas gracias por valorar nuestro contenido. A diferencia de los medios corporativos, Brasil 247 y Televisión 247 se financian a sí mismos a través de su propia comunidad de lectores y espectadores. Hay varias formas de admitir el sitio web de TV 247 y Brasil 247. Descubra cómo en brasil247.com/apoio