junio 21, 2024

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Pangolín sirve de inspiración para un robot médico en miniatura

Pangolín sirve de inspiración para un robot médico en miniatura

El pangolín es el único mamífero del mundo completamente cubierto de escamas duras hechas de queratina, al igual que nuestras uñas y cabello. La disposición de las escamas permite que el animal se enrosque en una bola, protegiendo sus partes más vulnerables de los ataques de los depredadores.

Es precisamente esta capacidad la que inspiró a los investigadores del Instituto Max Planck de Sistemas Inteligentes de Alemania a desarrollar un nuevo tipo de robot. Intervenciones en el cuerpo humano, por ejemplo, extirpar tumores y detener hemorragias.

Una explicación de cómo funciona el ‘robo-pangolin’. A la izquierda, un ejemplo de una operación robótica en un intestino delgado humano para detener el sangrado o extirpar tejido tumoral. A la derecha, las imágenes muestran cómo las escamas de pangolín inspiraron el diseño del robot.
Figura: MPI para Sistemas Inteligentes

En uno Un artículo publicado esta semana en la revista Nature CommunicationsLos científicos explican que el robot no mide más de dos centímetros de largo, se controla a distancia y puede calentarse hasta 70 grados centígrados cuando se expone a un campo magnético de alta frecuencia.

Por otro lado, cuando se expone a frecuencias magnéticas bajas, los investigadores pueden ordenarle que se enrosque como un pangolín y se mueva libremente dentro del cuerpo sin dañar los tejidos por los que pasa. Y puede administrar medicamentos en un área específica, administrando tratamientos sin necesidad de intervenciones médicas riesgosas.

Los investigadores creen que este robot inspirado en el pangolín tiene un gran potencial para revolucionar la medicina moderna y argumentan que algún día podría «llegar incluso a las partes más estrechas y sensibles del cuerpo de una manera mínimamente invasiva».

Los próximos pasos ahora incluyen pruebas en organismos vivos para evaluar la capacidad del pequeño robot para moverse a través de los tejidos internos del cuerpo y garantizar su eficacia.