enero 23, 2022

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Los aviones de combate franceses comprados por Argentina no están disponibles para seguridad aérea y naval.

Cinco aviones de combate Super Etendard Modernisé (SEM) de fabricación francesa comprados por Argentina por $ 14 millones durante la administración del presidente Mauricio Macri no han volado desde su llegada al país.

Cinco SEM comprados en 2018 a la Armada francesa vinieron con un mal funcionamiento. Según informes de prensa, testigos presenciales de las reuniones entre Macri y Emmanuel Macron dicen que el presidente francés lo presionó para que pusiera fin al trato. En comparación con otros temas de la agenda general, Macrie se habría sentido confundido por el interés proporcional de Macron.

En enero de 2017, el ministro de Defensa argentino, Julio Martínez, le dijo al embajador francés en Buenos Aires, Pierre-Henrique Gignard, que el país estaba interesado en estas áreas. 2018 Se pagaron 12,5 millones en 2018 y los vuelos se entregaron en mayo de 2019.

Durante más de dos años en Argentina no han volado aviones y otros súper asistentes, que han quedado inutilizados por falta de repuestos, han sido almacenados en el Comandante Espora, una base aérea en Bahía Blanca. La “nueva” aeronave tenía componentes obsoletos y el gobierno de Alberto Fernández aún no había encontrado un reemplazo. Los cartuchos explosivos en los asientos eyectores están obsoletos, lo que significa que no se garantiza la seguridad de quienes operan las unidades.

El mayor inconveniente es que a pesar de ser una construcción francesa, el Super Etender tiene un asiento eyector fabricado por el británico Martin Baker, que contiene elementos que no están disponibles para el ejército argentino. Además, dos años después del aterrizaje, otras partes de los aviones de combate quedaron obsoletas.

READ  Alberto Fernández anuncia hoy una nueva extensión del protocolo obligatorio contra COVID-19 en todo el país

Con los Fighters llegaron 40 contenedores de repuestos y accesorios, porque la idea original era poner en servicio los viejos superagentes que ya tenía la Armada. “La idea era darle a la aviación naval otros 10 años de vida. Un batallón histórico está a punto de morir ”, dijeron fuentes navales argentinas.

Fuentes cercanas al exministro de Defensa Oscar Aguadre dijeron que el gobierno de Mauricio Macri había comprado los aviones a sabiendas mientras negociaba la compra de repuestos a un proveedor estadounidense en 2019. Según documentos aportados por la Armada Argentina, los aviones “arribaron al país en 2019 con componentes desactualizados” y aún no han podido volar por falta de acceso y reposición de artículos caducados, mientras que otros se deben a sus británicos. origen.

Bajo el gobierno del ministro de Defensa, Jorge Diana, Argentina busca una empresa local para producir estas balas, pero hasta ahora no ha tenido éxito. “Cinco aviones comprados por Argentina a la Armada francesa llevan décadas en servicio y tendrán una vida útil de menos de 10 años cuando estén listos para volar”.

El 3 de enero, el perfil del Ministerio de Defensa de Argentina publicó en su cuenta oficial de Twitter unos 189 años de ocupación ilegal de las Malvinas por parte de los británicos y reafirmó la soberanía argentina sobre las Malvinas, el sur de Georgia y las Islas Sandwich del Sur, todos británicos en el exterior. Territorios.

Al parecer, la veda británica duraría años, y si el argentino no encontraba otro proveedor de balas explosivas para asientos eyectores, lo más probable es que los cazas volarían “sin” hasta el final de su vida útil.

READ  Rugby Championship: Springbox tomó una decisión difícil