marzo 3, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Las fronteras de Argentina permanecerán cerradas. También “hermético”

Que los dueños de hoteles, dueños de restaurantes, taxistas y demás personas que sobreviven al turismo en Puerto Iguazú estén satisfechos con el movimiento actual. Tan pronto, por supuesto, la frontera con Brasil no se volverá a abrir.

Según el gobierno argentino, la fecha límite es el 28 de febrero. Pero el próximo será un nuevo pedido.

Esto se puede inferir de lo que dijo el secretario de Turismo, José María Arria, durante una visita a Puerto Iguazú esta semana.

Dijo que sería “incorrecto” abrir fronteras hoy. Pero te puede “engañar” con una serie de factores: “Si se sigue usando la vacuna, si se cumplen las dosis, los hospitales modulares (desde Puerto Iguazú para eventualmente atender turistas) se completarán a mediados de marzo, y (si ) los casos no aumentan, todavía hay pruebas (posibles) en la apertura de la frontera con Brasil, estamos en la etapa.

Si es muy “si”. De hecho, el objetivo del gobierno no es solo prolongar el cierre de la frontera, sino también hacer que los pasos fronterizos sean “más herméticos”, dijo María de Los Ángeles Ariola, directora general de Migración de Paraguay, luego de conversar con su contraparte argentina.

En entrevista con Radio1000 AM, la directora de emigración de Argentina, Florencia Carignano, dijo el 28 de febrero que la situación actual debe continuar. No solo eso: con más restricciones y fronteras, “no más aire que nunca”.

El cierre de la frontera entre Argentina y Paraguay provocó una crisis sin precedentes en los municipios, que dependía de la llegada de Argentina para las compras y el ocio. El comercio en Encarnacian (en el límite de Posadas), Chlorinda (en el límite del Falcón) y Alberti (en el límite con Formosa) existe desde hace casi un año.

READ  En directo: comienza la campaña de sensibilización pública de Diego Maradona en Gaza Rosada tras despedirse de su familia

El peor escenario es que Encarnacian, que depende básicamente de los compradores argentinos, vino en grandes cantidades para sus compras.

Ponte Posadas es una Encarnación: al igual que Doncredo Neves, solo la carga que contiene mercancías importadas y exportadas pasa entre los dos países. Foto de Daniel Barreto Rojas / Wikimedia Commons

En cuanto a las fronteras con Paraguay, no les interesa reabrir en la provincia argentina de Misión. No tiene nada que ver con el virus y sus riesgos.

El problema es básicamente económico. Esta provincia es una de las más recolectadas desde que sus habitantes en Argentina comenzaron a comprar en el comercio local, y por tanto, el comercio vendía todo lo que no había vendido anteriormente. Y la provincia ganó dinero. De hecho, ganó mucho dinero durante las epidemias (una de las pocas que no se mantuvo en números rojos).

NUECES DE PAN

Desde el inicio de la epidemia, el gobierno argentino ha tomado medidas drásticas para controlar Kovit-19. Estos incluyen cerrar fronteras, restringir la circulación interna y prohibir los retornos al país (algunos cientos de ellos están varados en Paraguay porque no tienen dinero para comprar boletos aéreos).

¿Funcionó? Ni siquiera con la epidemia – continúan los casos y las muertes, levemente inferior a la proporción registrada en Brasil – que es muy baja en relación a la economía, que sigue deteriorándose.

De 20 personas, antes de la epidemia, a cientos. Buenos Aires Bakery mantiene la producción para conservar algo para donar, a pesar de la disminución de las ventas. Imagen de video

Esto continúa porque el país vive crisis continuas que se alternan con uno u otro período de desarrollo. Tiene una inflación alta, que nunca ha bajado a niveles razonables, y en los últimos años se ha visto un aumento de la miseria y la pobreza, que se ha agravado desde el inicio de la epidemia.

En Buenos Aires se ven escenas inimaginables cuando uno se imagina lo orgulloso que está Portinos. Cientos de argentinos porteños manejaban el mundo del cine para ganarse el pan restante del final del día. Aquí es donde se han detenido cientos de actividades desde el inicio de la epidemia. Ahora, ha empeorado.

READ  Bus deportivo · Delantero brasileño entusiasmado con especulaciones en la selección argentina: "trabaja duro para esto"

La “Panadería la Helvética” del barrio Constituyente de Buenos Aires ha recibido en los últimos meses un promedio de 20 personas al día, que vienen a comprar pan sin vender y “factura” (pan dulce). En los últimos días, la cifra ha aumentado a trescientos, dicen los funcionarios de la panadería, según un artículo del portal argentino La Verdat.

A los argentinos de la cola no les importaba si los panes venían de ayer o eran viejos. Ellos quieren comer.

“Nuestros clientes (los que no hacen cola al final del día) vienen a comprar pan dulce, empanadas, y ahora vienen a cobrar 20 pesos de pan (R $ 1,20). Nos preguntan mucho a qué hora Podemos pasar a recoger el resto. Cerramos a las 8 pm ”, dijo el empleado a La Verdat.

Hubo días en los que la cola llegó a 400 personas. Aunque las ventas de la donación de sobras a los necesitados “se redujeron mucho”, los dueños de la panadería decidieron mantener la misma cantidad de productos todos los días.

El poder aumentará

Datos oficiales: En un año, la pobreza en Argentina pasó del 40,8% al 44,2%, es decir, 18 millones de pobres. Además de la población rural, el número de pobres se eleva a 20 millones. La indigestión aumentó del 8,9% al 10,1%: 4,1 millones de personas buscan algo para comer.

El PIB de Argentina debería haber cubierto 2020 (aún no hay índice oficial) con una caída de más del 10%. La inflación de enero fue del 4%, un índice interanual para países como Paraguay. En Brasil, la inflación fue del 4,52%, la más alta en un año desde 2016.

READ  27 de diciembre de 2020 - Qué festivo hoy, señales que no se pueden hacer hoy y cumpleaños - Unión

Argentina no sabe, no sabe cómo afrontar la epidemia y la economía. De hecho, esta es la situación en la mayoría de los países. La vacuna es a ritmo de poliro, no de tango ni de samba, como aquí.

No se puede descartar la posibilidad de que se cierren los límites durante el primer semestre.

En Twitter se publicó una “imagen muy difícil”: la cola de los asistentes de madrugada para pedir el resto del pan.