junio 22, 2024

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Grabación inédita confirma que todavía hay arpías en Minas Gerais

Grabación inédita confirma que todavía hay arpías en Minas Gerais

«¡Mira el halcón!», gritó el sobrino de Oswaldo, de apenas ocho años, mientras pájaro familia en Almenara, en el noreste de Minas Gerais, el pasado domingo (25). Cuando el agrónomo miró hacia arriba, casi se cae. De unos 20 metros de altura era el halcón más grande de todos, el águila arpía, también conocida como águila arpía. Este encuentro con la rapaz más grande del país ya sería una historia especial para cualquier observador, pero las fotos tomadas por Oswaldo confirmaron que todavía hay arpías en la Mata Atlántica de Minas Gerais, que no habían sido documentadas desde hace al menos un siglo.

En total, se necesitaron 86 clics hasta que el pájaro se perdió de vista: «Iba a hacer un video, pero no había tiempo», pero eso fue suficiente. y entonces el publicó sus fotos en la plataforma Wikiaves, la reacción no se hizo esperar. «Fue un registro extraordinario aquí en Minas Gerais, sobre todo porque logramos sacar una buena foto», explica el ingeniero en conversación con ((o))eco.

Sus fotos contienen información aún más extraordinaria: el águila arpía fotografiada probablemente no esté sola, como aclara el biólogo Everton Miranda, experto entrevistado por ((o))eco. Hay un nido, con un pollito recién nacido y, por supuesto, una pareja.

“El cofre está teñido de marrón, lo que indica que es un animal que estuvo empollando durante la última lluvia. Es el tanino de las hojas lo que hace que el cofre se ponga así de marrón, por el contacto con las hojas durante los 55 días de melancólico «, dice Everton. «Hay un nido allí, a menos de 10 kilómetros de este lugar», agrega.

Las manchas marrones en el pecho del águila arpía indican que el ave estaba anidando recientemente. Foto: Oswaldo Rezende

La localidad en sí es conocida como Mata do Limoeiro y está ubicada en el municipio de Almenara, en el extremo nororiental del estado, cerca de la frontera con Bahía.

la arpía (arpía arpía), ocurre en áreas boscosas desde México hasta Argentina. En Brasil, la mayoría de los registros actuales son de la selva amazónica, pero la especie incluso se encuentra en enclaves forestales en el Cerrado y Pantanal. Mientras en la Amazonía la especie todavía está presente en buenas densidades, en la Mata Atlántica es cada vez más rara, consecuencia directa de más de cinco siglos de deforestación y degradación.

Actualmente hay pocos lugares conocidos para el ave en el bioma, principalmente en el sur de Bahía, como en las reservas privadas Estação Veracel y Serra Bonita, en los parques nacionales Pau Brasil y Serra das Lontras, y en la reserva orgánica de Una. También hay locales en Espírito Santo, principalmente en los municipios de Sooretama y Linhares, y en Rio Grande do Sul, en el Parque Estadual do Turvo. “Ninguno de estos lugares tiene una población conocida razonable. Siempre hay de 1 a 3 nidos”, dice el especialista Everton Miranda. En Mata do Limoeiro, piensa que es una pequeña familia solitaria, repitiendo el patrón de otras áreas de la Mata Atlántica.

Dice que hay informes no documentados de avistamientos de águilas arpías en la Reserva Biológica Mata Escura, que está a menos de 50 kilómetros en línea recta de la zona de Mata do Limoeiro. “Es posible que allí también haya un nido, pero es una probabilidad modesta”, evalúa.

En 2003, en el último reporte confirmado para el estado hasta entonces, se documentó un águila arpía en el extremo sur de Minas Gerais, en la región del Cerrado. La especie figura como en peligro crítico en la lista estatal. En la última evaluación nacional, en 2014, se considera «solo» vulnerable, pero con la advertencia de que la población está disminuyendo principalmente por la deforestación y la pérdida de hábitat.

El área de acción de un águila arpía es de aproximadamente 50 km² (equivalente a 5.000 hectáreas), que puede variar hacia arriba o hacia abajo, dependiendo de variables como el grado de fragmentación del bosque y la abundancia de presas. Además, la especie anida únicamente en los árboles más altos, que son generalmente los bosques más explotados y, por tanto, cada vez más raros.

Foto: Oswaldo Rezende

El bosque de Limoeiro, que toma su nombre de una finca que lleva ese nombre, forma parte de un conjunto de macizos forestales donde ya se ha registrado la presencia de otras especies amenazadas, como el muriquí norteño (Brachyteles hipoxanthus).

La presencia de una rica biodiversidad y la posibilidad de crear un corredor ecológico con la reserva biológica hacen de Mata do Limoeiro un área considerada prioritaria para la conservación. Sin embargo, se ignora la indicación de los investigadores sobre la necesidad de crear un área protegida.

El ingeniero agrónomo Oswaldo Rezende, acompañado de sus hijos y su sobrino, fotografió el águila arpía en Mata do Limoeiro. Foto: Colección personal

La grabación, realizada al borde del bosque, ayuda a reafirmar la importancia de este bosque ya protegerlo, cree Oswaldo. “Trabajo con una consultora ambiental y según mi lectura esta es un área con potencial para una unidad de conservación muy grande, principalmente porque tiene una red de arroyos y manantiales preservados, sería muy interesante aprovechar la existencia de la feroz arpía en este lugar por quien sabe, en colaboración con el IEF [Instituto Estadual de Florestas de Minas Gerais] o ICMBio, y crear allí una unidad de conservación”, refuerza el agrónomo.

El biólogo Henrique Mariano, integrante del Projeto Harpia – Núcleo Mata Atlântica, también celebró el récord. “Esto es esperanzador para la especie en el Bosque Atlántico, ya que este es un nuevo punto de ocurrencia dado el estado actual de la especie en el bioma, lo que indica que la especie aún reside en otros puntos en el sureste del país. El águila arpía es un bioindicador de la calidad del bosque, es decir, aunque esta zona aún no sea un área protegida y tenga cierto grado de fragmentación, es un hábitat equilibrado”, evalúa.

Henrique también refuerza la importancia de la ciencia ciudadana para detectar especies raras y en peligro de extinción. La plataforma Wikiaves es un gran ejemplo. En febrero de 2022, a partir de las fotos de los observadores, la ciencia comenzó a cartografiar por primera vez la ruta migratoria del gaviotín caribeño y el gaviotín cubano.