febrero 26, 2024

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Este antiguo marsupial con dientes de sable tenía ojos como ningún otro mamífero depredador

Este antiguo marsupial con dientes de sable tenía ojos como ningún otro mamífero depredador
El «marsupial dientes de sable» Thylacosmilus atrox tenía ojos de vaca y sables súper largos que se extendían desde su cráneo, pero aun así era un cazador excepcional. (Créditos: Jorge Blanco)

Traducido por Julio Batista
originales de jennifer nalewicki para el ciencia viva

A pesar de los ojos tan grandes como los de una vaca y los caninos superiores sorprendentemente largos arraigados profundamente en su cráneo, el «marsupial de dientes de sable» ha demostrado ser un carnívoro eficiente, según un nuevo estudio.

Este feroz marsupial es un mamífero extinto de América del Sur conocido científicamente como el Thylacosmilus atrox. Científicos de Argentina y Estados Unidos examinaron tomografías computarizadas (TC) de los cráneos de tres de los principales depredadores, que pesaban alrededor de 100 kilogramos y se extinguieron hace unos 3 millones de años. El equipo notó que la extraña anatomía craneal del animal se destacaba en comparación con otros carnívoros, como perros y gatos, cuyos ojos están más hacia adelante para ayudarlos a acechar a sus presas, según el estudio publicado el martes (21 de marzo) en la revista. Biología de las Comunicaciones.

«Lo que esperamos de cualquier carnívoro es que [as órbitas oculares] por lo general tienen cuencas oculares muy convergentes, lo que significa que su visión está orientada hacia adelante», lo que les da una buena percepción de la profundidad, dijo el autor principal del estudio. Charlene Gaillard, estudiante de posgrado en el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) en Mendoza, Argentina. «Cuando eres un depredador, quieres localizar a tu presa con la mayor precisión posible», dijo Gaillard a WordsSideKick.com.

Esta precisión ocurre cuando los campos de visión izquierdo y derecho se superponen y envían información al cerebro, lo que permite que «el cerebro interprete profundidades y distancias», lo que da como resultado una visión 3D, dijo Gaillard.

Pero la ubicación de los ojos del marsupial dientes de sable está más en línea con los herbívoros como las vacas y los caballos que ven el mundo en 2D, lo que lleva a los científicos a preguntarse si este hipercarnívoro, cuya dieta consistía en al menos un 70 % de carne, podría ver en 3D. .

Después de revisar los escaneos, los investigadores encontraron que la bestia podía compensar la extraña posición de sus ojos tirando de sus cuencas hacia afuera y orientándolas verticalmente, lo que ayudó a lograr una superposición de campo visual de 70 grados, similar a la de un gato. , según el estudio.

Reconstrucción digital del artista del cráneo de Thylacosmilus atrox. (Créditos: Jorge Blanco)

Entonces, ¿qué hizo eso? atrox evolucionado para tener una colocación de ojos tan inestable para empezar? Los investigadores dijeron que todo se debía a sus dientes caninos increíblemente largos, que habían estado «creciendo» constantemente a lo largo de su vida, con las raíces empujando más y más profundamente en su cráneo con el tiempo. Este «desplazamiento» resultó en los ojos únicos del animal, ya que sus caninos eran «intrusivos para la parte dorsal [frontal] del cráneo”, dijo Gaillard.

Sin embargo, los investigadores no están seguros de si sus enormes dientes proporcionaron o no una ventaja a la hora de cazar, ya que actualmente no hay otros mamíferos que hayan evolucionado para tener una característica similar, incluidos los canguros y otros marsupiales que son primos lejanos de atrox.

«Probablemente fue beneficioso tener esos caninos enormes», dijo Gaillard, «y fue aún más beneficioso tenerlos en comparación con una mejor visión».