marzo 1, 2024

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

El lanzamiento espacial quiere poner los satélites en órbita utilizando la fuerza centrífuga

Como todos hemos notado y seguimos, esta es una nueva carrera espacial en el siglo XXI, principalmente entre SpaceX y Blue Origin. Estas empresas, propietarias de Virgin Galactic, están acumulando esfuerzos y recursos para lanzar satélites al espacio y cápsulas dedicadas a lo que se denomina turismo espacial. El método utilizado, sin embargo, sigue basándose en el cohete tradicional, a pesar de su evolución. ¡Costoso!

En un esfuerzo por innovar y revolucionar la forma en que se colocan las naves espaciales en órbita, SpinLaunch, una pequeña empresa espacial, está desarrollando una forma más barata y limpia de lanzar satélites. La fuerza centrífuga (lanzamiento de giro) puede ser una solución.

Poniendo satélites en órbita con forma centrífuga

Poner cualquier objeto en órbita es muy caro. Por tanto, el salto tecnológico de las empresas mencionadas es importante. La reutilización de lanzadores reduce los costos de viaje y no solo ayuda a explorar el universo, sino que también brinda muchos beneficios a las empresas que abren nuevos mercados para el turismo espacial.

A SpinLaunch Utiliza una centrífuga gigante para lanzar objetos al espacio. Por "cosas" nos referimos a cosas que pueden resistir la fuerza G generada al correr a velocidades de 8.000 km / hy más de 10.000 Gs. Básicamente, este es el tipo de cosas que aún no incluyen satélites.

Sin embargo, para probar su tecnología, la compañía lanzó un lanzador similar a un misil el mes pasado que trepó decenas de miles de metros, usando solo el 20% de la potencia del acelerador.

Diseño simple pero funcional

Como se muestra, el diseño del equipo es relativamente simple. La extensión sostiene el proyectil en la cámara de vacío cuando un mango de fibra de carbono gira para alcanzar una cierta velocidad.

READ  Samsung Galaxy S22: comparación de pantalla esperada entre los tres modelos

Cuando el vórtice alcanza la velocidad deseada, el misil se emite a través de un tubo más alto que la Estatua de la Libertad (50,4 metros). En el ejemplo más común, sería como ver a un atleta lanzar un martillo en los Juegos Olímpicos.

Las características del equipo sugieren que el acelerador es eléctrico y puede reducir la cantidad de combustible necesaria para lanzar satélites. SpinLaunch estima que su centrífuga usa cuatro veces menos combustible que los cohetes convencionales y tiene cero emisiones. Es 10 veces más económico por salida porque puede enviar múltiples cargas útiles en un día.

La empresa tiene dos versiones del acelerador. Subarbital (Masthead), que se probó con éxito el 22 de octubre, se eleva en medio del desierto de Nuevo México, por lo que los vehículos de prueba no van muy lejos y aplastan nada al descender. Este equipo es solo para fines de prueba.

Entonces planificas el lanzador orbital. La compañía quiere construir la última característica (a continuación), sin embargo, aún no ha progresado en el trabajo. Según los informes, la empresa tiene la intención de construirlo en una zona costera inédita.

La desregulación debe ser aprobada por el regulador de EE. UU.

SpinLaunch actualmente está buscando la aprobación de la FAA. Una vez aprobadas las tecnologías y métodos, la empresa desarrollará un acelerador de montaña para lograr el ángulo de vuelo correcto en órbita. Puede ser más grande que la unidad de prueba para obtener velocidades más altas, pero funcionará según el mismo principio.

READ  El Huawei P50 aparecerá en películas reales y pronto dará esperanzas a la presentación

Por el momento, no puede sobrevivir si se lanzan los satélites actuales. Lanzamiento de espirales. Sin embargo, los avances en la electrónica han llevado al desarrollo de condensadores, chips y resistencias que pueden soportar la enorme fuerza G generada por las centrifugadoras, afirma la compañía. Las pruebas de componentes de satélite han demostrado que puede ser difícil resistir el lanzamiento de vehículos.

Con el viaje de prueba del mes pasado, SpinLaunch ya está planeando muchas más pruebas en 2022. El siguiente paso es estudiar el rendimiento de diferentes tipos de vehículos a diferentes velocidades y esperar el lanzamiento de aviones comerciales para fines de 2024.

Cabe señalar que este método no es factible para el lanzamiento de cápsulas o naves espaciales tripuladas al espacio. El cuerpo humano solo puede resistir un máximo de 9 G y solo unos segundos. Los astronautas morirán antes de que la centrífuga alcance su velocidad máxima.