noviembre 28, 2022

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

El gobierno argentino tendrá la mayoría en el Senado y perderá espacios en la Cámara

El resultado se considera una derrota para Alberto Fernández, que ahora depende de las negociaciones

Las elecciones legislativas del domingo (14.nov.2021) marcaron la derrota del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. No le fue tan mal como en las primarias de septiembre (Paso), como habían indicado las últimas encuestas de opinión. Sin embargo, perdió parte de su electorado en 2019.

El Congreso argentino no sufrirá una transformación profunda. Pero el cambio en el Congreso será suficiente para dificultar la aprobación de proyectos de interés para la Casa Rosada y para abrir más espacio político a la oposición de centroderecha.

En el Senado, el Frente de Todos, la coalición peronista que apoya al gobierno, obtuvo 35 votos. Juntos por el Cambio, liderada por el expresidente Mauricio Macri, obtuvo 31 escaños. La mayoría requiere 37 votos, que el Frente completará fácilmente entre los 6 senadores independientes.

En la Cámara, el péndulo está integrado por 8 diputados independientes, 5 de los cuales se presentan como libertarios. El Frente completó 118 posiciones y puede tener o no 6 de la disidencia peronista y 4 del Frente de Izquierda. Ojalá tenga 128 diputados. Ningún independiente votará con el gobierno.

La coalición Juntos obtuvo 116 escaños, a los que se sumarán los 5 del Partido Liberal. Tiene mayor capacidad de atracción de independientes que el bloque gobernante y obtiene así una mayoría de 129 votos. Por eso, el resultado fue considerado una derrota para Fernández.

El politólogo Roberto Starke dice que Fernández no tendrá su comodidad actual en ambas cámaras del Congreso. Hasta diciembre, cuando tomarán posesión los nuevos congresistas, contará con una sólida mayoría de 130 diputados y 41 senadores.

READ  La selección argentina de rugby derrota a Nueva Zelanda por primera vez en la historia - deportes

“Para el gobierno será difícil manejar la relación con el Congreso como antes. Fernández tendrá que negociar intereses clientelares para obtener mayoría simple y mantener a las disidencias del peronismo y del Frente de Izquierda”, dijo Stark.

FMI

Para él, la posibilidad de negociar con la oposición es prácticamente imposible. Este lunes (15 de noviembre), poco después de que se contabilizaran casi el 100% de las encuestas, Macri señaló que no había espacio para negociar con el gobierno.

“¿Negociar con quién? ¿Con el presidente? ¿Con Cristina Kirchner más el presidente? ¿Con La Cámpora?, dice, refiriéndose al ala más radical del kirchnerismo. «Es el final de una era, de una cultura oscura y perversa del poder.el Añadió.

Macri también dijo que el hecho de que el gobierno «sin dirección ni plan» provoca oposición al desafío de imponer su agenda. Sin embargo, la coalición Juntos para el Cambio ya se encuentra en una disputa interna tan intensa como en el bloque peronista.

La oposición está contando cuántos de sus ‘palomas’ de centro-derecha y ‘halcones’ liberales radicales han sido elegidos y qué grupo debería ganar. Las elecciones de 2023 plantean ambiciones. Lo que sí sabemos es que Macri, con un alto índice de rechazo, no podrá presentarse. Pero tiene el poder de demoler a quienes lo lanzan.

Según Starke, la derrota del gobierno se sentirá ante todos. Fernández “está lejos” de poder negociar cualquier tema con la oposición. Menos aún el programa plurianual de desarrollo sostenible, que sacó del cajón para señalar que su administración tiene proyectos para el país.

READ  Cuatro nuevas especies de arañas saltadoras son descubiertas en Argentina - Ciencia

Y, más aún: mostrarse capaz de cerrar el acuerdo con el FMI (Fondo Monetario Internacional). El acuerdo debe firmarse antes de marzo o Argentina tendrá que pagar 19.000 millones de dólares al Fondo ese mes. Declarar el default al FMI no está en los planes del gobierno, que ya utilizó trucos hace 2 años con los acreedores privados.

“El plan contendrá una serie de generalidades y, para aprobarlo, llevará mucho tiempo negociar”, dijo. “El FMI no se dejará engañar. Quieres saber quién es el responsable para empezar a hablar”, agregó Starke.