mayo 13, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Renovó un Fiorino y se fue a Ushuaia, Argentina

Brasileña Camila Caggiano (@sobasestrelas) es una fotógrafa que, durante la mayor parte de su vida profesional, ha querido viajar por el mundo para representar paisajes al aire libre y actividades como el surf. Destiny, sin embargo, quería que trabajara durante muchos años en estudios y oficinas, casi sin viajes ni contacto con la naturaleza.

Me estaba quedando dentro de los estudios fotográficos y cuando lo vi estaba por cumplir 40 años. Entonces pensé, “¿cuándo murieron mis sueños?” Vi que tenía que empezar a viajar alrededor del mundo en ese momento ”, dice.

Camila luego compró un Fiorino de kilómetro cero y, en la bodega del vehículo, dispuso un espacio habitable, con una cama, un baúl para guardar efectos personales, un mueble de cocina, aislamiento térmico, un tanque de agua y una manguera para el baño, en un trabajo que hizo prácticamente sola y que le llevó unos cinco meses.

Y el coche incluso lleva su nombre: Safira.

Camila y Safira en la carretera

Imagen: Archivos personales

“Al poder dormir en un coche, no gastaría en alojamiento, que suele ser una parte cara del viaje”, dice. “Fue sólo cuestión de tirar un colchón a la espalda y salir al mundo”.

Durante el primer viaje, organizado entre 2017 y 2018, Camila se embarcó en São Paulo y, sola, se dirigió a Ushuaia, en el “Camino al fin del mundo”.

Camila en los paisajes montañosos de Argentina - Archivos personales - Archivos personales

Camila en los paisajes montañosos de Argentina

Imagen: Archivos personales

“Fue un viaje de tres meses que recorrió 15.000 kilómetros. Después de entrar a Argentina, bajé por la Ruta 3, una carretera clásica que a veces bordea el Océano Atlántico. Es un camino muy bueno, lo que me permitió hacer el viaje en el 10 y el regreso por la carretera 40, que atraviesa la región de los Andes ”, recuerda.

Pendant le voyage, la photographe s’est rendue dans des destinations côtières comme Bahía Blanca et Puerto Madryn et a passé Noël seule au bord d’un lac près d’Ushuaia: elle a garé le véhicule au bord de l’eau et a fait un fuego. “Quería estar aislada en medio del bosque”, dice.

No me quedé mucho tiempo Ushuaia, porque me di cuenta de que era una ciudad muy turística. Y yo, en general, evito las ciudades turísticas convencionales ”, dice.

El viaje de Camila a Ushuaia resultó en un documental titulado “Bajo las estrellas”:

El brasileño también visitó el Glaciar Perito Moreno, exploró la zona montañosa de El Chaltén y también logró ingresar a Chile y tomar la legendaria ruta conocida como Carretera Austral.

Además, a lo largo del recorrido, realizó una de las actividades que más disfruta en la vida: el montañismo.

La pandemia frustra el segundo viaje

Camila y Safira en la carretera - Archivos personales - Archivos personales

Camila y Safira en la carretera

Imagen: Archivos personales

Camila dice que a bordo del Fiorino, lleva dos estufas de campamento para cocinar en sus viajes por carretera. Cuando se le permite, también hace fogatas para preparar su comida (pero también frecuenta restaurantes y bares en el camino).

A la hora de dormir, el brasileño prefiere detener a Safira en los estacionamientos de las gasolineras (que generalmente ofrecen duchas, mini mercados e Internet) y donde la noche es gratis.

Pero, siempre que puede, duerme en lugares salvajes, donde el contacto con la naturaleza es total.

Acostumbrada a la vida en el vehículo tras el viaje a Ushuaia, Camila decidió en 2019 afrontar un nuevo largo viaje por carretera.

Esta vez, sin embargo, el plan era aún más grandioso: el objetivo era regresar a Argentina y, desde allí, comenzar a trasladarse hasta Alaska, atravesando gran parte de Sudamérica, América, Centro, México, Estados Unidos y Canadá.

Disfrutando de los paisajes alrededor de la Carretera Austral - Archivos personales - Archivos personales

Disfruta de los paisajes alrededor de la Carretera Austral

Imagen: Archivos personales

Sin embargo, la llegada de la pandemia se interpuso e incluso obligó a Camila a luchar.

Llegué a Argentina en diciembre de 2019 y, en marzo de 2020, estuve en Bariloche. Mi novio, Fabio, salió de Brasil para visitarme allí, entrando a Argentina el 15 de marzo. Inmediatamente después, procedieron al encierro ”, recuerda.

Como resultado, la pareja ya no pudo viajar con Fiorino por el país vecino.

Atrapado en la Patagonia

Al ver su situación, un argentino que habían conocido les prestó una cabaña abandonada en medio de un bosque.

“Estábamos aislados allí, pero un día un vecino nos vio y llamó a la policía. El vecino se dio cuenta de que éramos desconocidos y pensó que éramos un peligro.

Camila dentro de Argentina en un viaje con Safira - Archivos personales - Archivos personales

Camila por el interior de Argentina en un viaje con Safira

Imagen: Archivos personales

Camila relata que en respuesta a la llamada del hombre, soldados del ejército ingresaron a la propiedad donde ella y su novio se hospedaban e intentaron llevarlos al hospital para ver si estaban ambos infectados. “Pidieron nuestros pasaportes y se sorprendieron al ver que Fabio acababa de cruzar la frontera”, dice.

Sin embargo, los dos convencieron a los militares de que los dejaran en la cabaña, pero se les prohibió salir del lugar durante 15 días.

Durante esas dos semanas, la pareja contó con la ayuda de la naturaleza para sobrevivir, pescando en un río que fluye por la zona y recolectando los frutos de los árboles de la tierra.

A Brasil …

Después de las dos semanas que pasó solos en la cabaña, a Camila y su novio se les permitió abordar Fiorino y regresar a Brasil.

El viaje de Camila Caggiano con su Fiorino

Sin embargo, la aventura no había terminado: a su regreso al país, que duró cinco días, tuvieron que pasar varias barreras policiales en la vía y debieron permanecer el mayor tiempo posible dentro del Zafiro, debido a la limitación del movimiento. de personas que existían en Argentina en ese momento.

“Se nos prohibió conducir después de las 10 de la noche. Así que condujimos todo el tiempo que pudimos estar en la calle, nos detuvimos, dormimos y al día siguiente continuamos el viaje”.

De regreso en São Paulo, Camila dice que ha hecho descansar a Safira debido a la pandemia. Pero sus planes de viaje siguen vivos.

Tengo 45 años y, según las previsiones, si todo va bien, podré ponerme la vacuna en julio de este año. Al vacunar, vuelvo a la carretera ”.

El plan de la fotógrafa es reanudar su viaje a Alaska a bordo del Fiorino y, en el camino, escalar montañas a través de las Américas. “Y, en este período de tiempo que estoy fuera, hice pequeños cambios en Sapphire para hacerlo más cómodo”.

Camila y Safira en la carretera - Archivos personales - Archivos personales

Camila y Safira en la carretera

Imagen: Archivos personales

… pensando en Alaska

América del Norte, sin embargo, no es el punto final de los objetivos de Camila.

La brasileña dice que sueña con conducir alrededor del mundo y que ya está pensando en formas de llegar a Europa después de Alaska.

“Quiero saberlo todo, quedarme el tiempo que crea necesario en cada lugar”, dice.

READ  Así es como se vio el anillo gigante de Einstein en las profundidades del espacio