enero 24, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

¿Qué piensa una familia argentina que se va de Buenos Aires a Asunción, “tierra sin mal”?

El diario argentino La Nación cuenta con una sección denominada “Lugares inesperados” que muestra los países donde Argentina ha elegido establecerse. Pero no para Europa, Estados Unidos, Canadá … sino para lugares que no recuerdo cuando pensaba en cambiar de país.

Uno de estos “lugares inesperados” (para Argentina) es el vecino Paraguay.

Una sección del diario La Nazi muestra diferentes lugares seleccionados por inmigrantes argentinos. Paraguay es uno de ellos.

El abogado Mariano Moiano ya vivía en Nueva York, pero cuando decidió cambiar de país no tuvo ninguna duda: eligió Asunción en Paraguay. La alegría que mostró fue suficiente para saber que él le había clavado la cabeza.

Tiene 35 años y su esposa es Florence, 32. Pensaron que era el momento adecuado para tomar nuevos caminos y enfrentar desafíos sin precedentes.

La pareja se conoció en Asunción en mayo de 2005. Florence ya había revelado cómo se sentía por la tierra. “Quiero quedarme aquí, esto es lo que siempre soñé”, dijo. Los paraguayos recordaron sus cinco años en Caracas, Venezuela, donde La Nación describe la calidez humana y la alegría “de ganar corazones” del Caribe.

“Encontró que este era un gran lugar para criar a nuestra hija de 2 años y los niños que venían (tenían dos más en Asunción)”, dice Mariano. “También pude comprobar la calidad, la sencillez de su gente y todo parecía fluir sin muchos problemas”.

En julio, dos meses después del viaje a Asunción, Mariano consultó con la mujer sobre la mudanza. Posteriormente vivieron en la capital paraguaya. La mujer solo le dijo a Mariano: “Vete a Buenos Aires y vende todo”.

“Es una decisión inspiradora, pero dicen que los mejores resultados vienen del corazón”, filosofa.

READ  Impuesto sobre el patrimonio: La sesión comenzó con un fuerte roce entre los líderes del partido gobernante y la oposición.
El año en que Mariano y Florencia decidieron mudarse a Asunción.

Según La Nación, el primer impacto en la pareja Assange fue leve. Vivían en un hermoso departamento bien ubicado en Buenos Aires, pero sin luz solar y sin áreas exuberantes. “Asunción, por el contrario, apareció con un brillo poderoso y una increíble variedad de verdes para tus ojos”, dice La Nación.

Mariano cita: “La ciudad es el hogar de la vegetación y el verdor más espectaculares de la cultura local. Si un árbol crece en medio de una calle, hay que respetarlo y evitarlo. Otra cosa que nos llamó la atención fue la extrema amabilidad de los paraguayos: siempre sonríen, nunca se quejan y hacen todo lo posible para que te sientas bien. Son personas agradecidas por la vida, y

m sopesando las dificultades, la pobreza y las guerras. Paraguay también es conocido como la ‘Tierra del Mal’.

Al principio, la familia interactuó con otros argentinos que vivían en Asunción, pero luego se dieron cuenta de la necesidad de abrir sus corazones y mentes a una experiencia real que compartían con los lugareños.

“La comunidad argentina, aunque sea difícil de creer, es pequeña. Estamos muy cerca de los paraguayos que han abierto los brazos a su país. Hay mucho movimiento en el círculo argentino, compuesto solo por inversionistas o gerentes de empresas que llevan un tiempo viviendo aquí. Entendimos que este no era nuestro caso y tratamos de integrarnos con toda la comunidad, lo cual fue maravilloso. La unidad familiar, aquí, se utiliza a diario, en el sentido de que hay una conexión permanente entre todos y todos se cuidan.

Los argentinos también saben que hay otro concepto de tiempo. “Me acostumbré a correr contrarreloj en Buenos Aires y encontré aquí que todo tiene un ritmo diferente y que la paz y la tranquilidad son muy valoradas”.

READ  Caso Abigail: Indignada Juana Viole describe decisión tomada en La Noce de Mirta contra Santiago del Estero
A diferencia de la capital de Argentina, la foto fue publicada en La Nación para mostrar un ambiente exuberante en Asunción.

El abogado reconoce que Argentina tiene cierta “reputación” en América Latina y que los bonaerenses (bonaerenses) no son los que más nos gustan, pero nunca nos han discriminado.

En 15 años de vida en Paraguay, ha habido estabilidad en las actividades de la pareja, con excepción de contagio. “No sabemos nada de la recesión, no hay cambios en la inflación ni en el tipo de cambio”, dice Mariano. “Cada vez que nuestros hijos visitan Buenos Aires, se asombra ver que ya no conocen los precios de su último viaje. Se están criando sin estos, que es una de las metas cumplidas como padres”.

Mariano Moiano dice que ha visto a muchos argentinos regresar a su tierra natal desde Paraguay porque no la abrazaron. “Espero que no lo hayan logrado precisamente porque nunca tuvieron la mentalidad de entender que es necesario renunciar a algunas de sus costumbres y tradiciones y que el país (tradiciones) que ha adoptado son tan válidos como el suyo”.

“Los argentinos no somos grandes, hay mucho que aprender fuera de nuestras fronteras. De hecho, las fronteras reales son el estado de ánimo”, dijo el abogado.

Concluye: “Es cierto que vemos más desarrollo, más tecnología y cosas infinitamente interesantes en otras partes del planeta. Pero no existe la calidez y la sonrisa de los ciudadanos de Paraguay, una tierra sin daño ”.