abril 15, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

México y Argentina sellan un nuevo eje progresista en América Latina | Internacional

El presidente argentino Alberto Fernández (izquierda) y su representante mexicano Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México este martes.Louis Cortes / Reuters

Los presidentes de México y Argentina sentaron este martes las bases de un objetivo común que busca fortalecer un nuevo eje progresista y antiliberal en América Latina. La visita oficial de Alberto Fernández a América del Norte este lunes busca fortalecer una alianza geopolítica en la región, que trasciende la situación actual planteada al prevenir la epidemia del Gobierno 19 y administrar vacunas. En una conferencia de prensa conjunta posterior a la reunión bilateral, los dos delegados expresaron una profunda reconciliación marcada por un objetivo: romper con el pasado reciente y las tradiciones de gobiernos pasados.

El mexicano Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a centrarse en los asuntos nacionales en las elecciones presidenciales de 2018. “La mejor política exterior es la política interior”, siempre uno de los aspectos más destacados de un político de alto nivel de centro izquierda. Fiel a ella, desde que asumió el cargo ha evitado hablar o interferir en los temas que más le preocupan sobre América Latina, pero en las últimas semanas, la estrategia de su gobierno ha cambiado, al menos abiertamente, hacia un mayor liderazgo. Es una iniciativa, Argentina, decidida a apoyar sin mucha reparación. “Es nuestro deber unir a México y Argentina. Ellos enfrentan un futuro común. Es nuestro deber ayudar a América Latina. Podemos trazar un eje que una a todo el continente, desde el Noreste hasta el Sur”, dijo Fernández.

México se ha convertido en representante de los países afectados por la distribución internacional de vacunas contra Covit-19, hecho que su presidente, Marcelo Ebrat, recordó con la participación de un invitado argentino durante la rueda de prensa matutina habitual del mandatario. . “La semana pasada lo llevamos al Consejo de Seguridad de la ONU por recomendación del presidente López Obrador, por lo que la acumulación de vacunas es inaceptable. [por parte de alguns governos nacionais]. Diez países ya han acumulado cerca del 80% de las vacunas del mundo, lo que es aún peor ”, lamentó el canciller. México, con una población de alrededor de 130 millones, ha administrado hasta ahora solo 1,7 millones de dosis.

READ  Municipios comienzan a trabajar para prevenir y combatir el dengue | Diario de Guo

El ejecutivo de Alberto Fernández apoyó esta oposición a favor de un reparto más equitativo. Pero también es un paso definitivo en una agenda compartida, con un mejor propósito de codificación. La delegación recordó que México había brindado seguridad a los deportados de la dictadura (1976-84) y que el gobierno de López Obrador había recibido al presidente boliviano Evo Morales, que fue derrocado en noviembre de 2019, y que el político peronista ya había ganado las elecciones. La relación entre los dos programas políticos puede ser el principal precedente para construir esta alianza.

Fernández, además, fue el primer presidente en participar Mañana, Lopez Obrador Jornada regular de salida conjunta. Este es otro signo de esta alineación, tanto política como personalmente. En palabras de Martín Borego Lorende, subsecretario de la Canciller de México para América Latina, existe “una química natural” entre los dos presidentes, “la armonía de posiciones entre ellos, que generó un diálogo fluido”. Las coincidencias ideológicas entre Fernández y AMLO se tradujeron en elogios el martes. “Finalmente, México tiene un presidente con los valores morales que se merece”, dijo Argentina. “Alberto es nuestro amigo”, fue su respuesta.

El objetivo de López Obrador y Fernández era incentivar la reanudación de los equilibrios recientes cuando finalmente se pintó de rojo el mapa geopolítico de América Latina, aunque este color abarcó una gama más amplia de matices. Desde Argentina hasta Cristina Fernández y Bolivia, la izquierda gobernó casi toda América del Sur a través de Evo Morales, Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff a través de Brasil. Hace una década, el socialista Michael Bachelet había completado su primera presidencia en Chile. Luego regresó, entre 2014 y 2018. Rafael Correa iba en ascenso en Ecuador, donde Hugo Chávez estaba en el poder en Venezuela, donde, a pesar de las críticas a su gestión, aún no se había acelerado la desorientación en los aspectos sociales, institucionales y económicos, que se refiere al actual gobierno de Nicolás Maduro.

READ  Argentina tendrá que reabrir sus fronteras después del 9

Fin del eje bolivariano

En los últimos meses, tras el colapso del llamado eje bolivariano, el sucesor de Morales ha vuelto al poder en la izquierda boliviana, y esto podría suceder en las elecciones de abril en Ecuador y Perú. Primero, el ex candidato financiado por la presidencia ganó la primera ronda el 7 de febrero por un amplio margen. Al mismo tiempo, se han incrementado las actividades de las organizaciones impulsoras de políticas progresistas, concretamente el Grupo Puebla, que se estableció en 2019 en esa ciudad mexicana. En este contexto, México y Argentina, en el extremo norte y sur de América Latina, lideran las aspiraciones de cambio en la región.

Este es el mensaje antiguo más importante más allá de las sombras que se cernían sobre la llegada. Fernández fue el primer presidente argentino en visitar México en una década durante su mandato, y sus objetivos son de naturaleza comercial, con su administración plagada de un escándalo de vacunas administradas a 70 personas influyentes a la vez. El caso, que abrió una profunda crisis política y le costó el cargo al ministro de Salud argentino, ensombrece la visita, al tiempo que se centra más precisamente en la administración de vacunas contra Kovit-19. Sin embargo, Fernández pidió que el tema se resuelva sin politización, y acudió a los tribunales con una denuncia de que “vamos a acabar con esta travesura”.

El político subestimó las decenas de denuncias realizadas el viernes pasado y la necesidad de determinar la responsabilidad en el caso. “No hay una clasificación de castigo en Argentina que castigue a quienes vacunan contra evasores fiscales. No se pueden crear delitos gratis”, insistió, y agregó que el escándalo de las vacunas había llevado a la destitución de Guinness González García, uno de los ministros más fuertes de su administración. Tras la revelación de que un puñado de privilegiados han sido vacunados dentro de la sede del ministerio, la lista de personalidades que dio a conocer este lunes el administrador argentino incluye nombres como el expresidente Eduardo Duhalt y sus hijos y el expresidente kirchnerista Daniel Cioli.

READ  Scaloni dice que Messi está más cómodo con Argentina que con Barcelona Fútbol argentino

A raíz de las protestas, el juez aceptó este lunes la denuncia penal contra González García por abuso de poder y ordenó un allanamiento de la sede del Ministerio de Salud. “Respondí, perdí un ministro”, recordó Fernández. “Si hay personas más responsables, tendrán que irse, pero no considero que sea un insulto al público que se estén sobre promocionando en Argentina”, prosiguió.

López Obrador se negó a comentar sobre el tema. “Respetamos mucho al gobierno argentino y en este momento no vamos a comentar sobre este asunto”, declaró. El mandatario mexicano aprovechó las preguntas de los medios para resaltar los cambios, especialmente la brecha con el pasado -especialmente los últimos gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, que es una de las prioridades de su decreto- y atacar a la prensa. Buscando una relación con Fernandez.

“A veces la prensa no actúa de forma objetiva. En estos casos, como dijo Alberto [Fernández]Fue en México donde la prensa conservadora, partidaria de gobiernos neoliberales y saqueadores dijo: “Creo que no hay duda en el caso de México de que puedo decir más de lo que sé sobre el caso de Argentina, al que se refirió durante el gobierno de Mauricio Macri. “Lo sé. Instituciones financieras internacionales que deben actuar con imparcialidad y no participar en política, eso es mentira”.