abril 15, 2021

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

LATAM Argentina ha comenzado a retirar aviones construidos por su armada

Obtenga este y otros mensajes en su teléfono celular, haga clic en Acceder Canal AEROIN No Telegraph Es nuestro Sin perfil de Instagram.


El lento y trágico proceso de desmantelamiento de la filial argentina Lottom Airlines tuvo un momento crucial el jueves (4) cuando el Airbus A320, registrado LV-PRA, partió del Aeropuerto Internacional de Essex. Pronto, se le unirán otras 6 personas que están “atascadas” en el aeropuerto George Newbury en agosto, cuando comience la reconstrucción de la pista.

En Respuesta a la pregunta de Aviacionline Al respecto, la empresa dijo: “Ante el firme cese de operaciones anunciado el 17 de junio de 2020, la empresa ha iniciado el proceso de traslado de sus aviones navales a otros países de Argentina. Trabajos de mantenimiento encaminados a devolver la aeronave a sus propietarios ”.

Resulta que la aeronave no pertenece a la aerolínea y debe devolverse al arrendatario “de acuerdo con todos los procedimientos operativos pertinentes”. Durante una demanda de derechos laborales en los tribunales, surgieron dudas sobre si los trabajadores podrían autorizar vuelos para salir del país.


Salida

Lotto Argentina anunció el 17 de junio de 2020 que suspendería formalmente sus operaciones en el país. A pesar del golpe final causado por la interrupción de las operaciones de aviación comercial, la subsidiaria sacó los números rojos al abrir negocios en Argentina a partir de 2018 (la compañía perdió $ 132.5 millones ese año, aumentando a casi $ 134 millones en 2019).

En abril de 2020, LATAM Argentina comenzó a pagar a sus empleados el 50% de sus salarios, con la base de US $ 708 al amparo de la Sección 223 de la Ley de Contrato de Trabajo, lo que generó una movida en la que los sindicatos compitieron y muchas negociaciones involuntarias.

READ  Blue Dollar Today: cuánto se negocia este viernes 16 de octubre

Tras el anuncio del cierre, la empresa propuso un plan de jubilación voluntario, que fue aprobado por 1.522 de los 1.715 empleados y finalizado en febrero. El resto recibirá la compensación correspondiente en base a la normativa contractual vigente.