agosto 10, 2022

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

La casa adosada de 1949 se inauguró para la boda y se convertirá en museo.

Familia libanesa Abussafi llegó a Brasil por accidente, por confusión al abordar un barco

El edificio marca la esquina de la Rua 14 de Julho y Antônio Maria Coelho. (Foto: Marcos Maluf)

Construido para los primeros pasos de una nueva familia, el adosado que marca la esquina de la Rua 14 de Julho y Antônio Maria Coelho guarda recuerdos de los últimos 73 años en Campo Grande. Como para demostrar que casi nada ha cambiado desde 1949 en su estructura, la cubierta de hierro en acordeón del balcón del edificio sigue llamando la atención y es algo intacto en la historia de la inauguración del edificio para la boda de Sarah Abussafi y Eliphas Figuero.

Reflexionando, la construcción nos adentra en historias que remiten al año 1912, cuando nadie imaginaba que se construiría el espacio. Si todo hubiera salido como estaba previsto, el adosado no habría existido y las familias Abussafi y Figueiró nunca se habrían unido.

El techo de hierro alberga un balcón.  (Foto: Marcos Maluf)
El techo de hierro alberga un balcón. (Foto: Marcos Maluf)

Habiendo vivido toda su infancia entre las habitaciones y los rincones de la casa, el abogado Humberto Sávio Abussafi Figueiró, de 54 años, dice que todo comenzó en el Líbano, con sus abuelos, Sofía y Dib Jorge Abussafi, y un gran bazar.

Como hicieron muchas familias de la región en los siglos XIX y XX, la pareja decidió abandonar su país de origen durante la diáspora libanesa y, tras un descuido, recaló aquí.

Noticias Campo Grande - Contenido Real

Lo que pasó es que tomaron un barco a los Estados Unidos, pero vinieron a los Estados Unidos desde Brasil. La opción era remontar el río Paraguay y detenernos en Corumbá, que en 1912 era una metrópolis”, dice.

Entre 1889 y 1968, el nombre oficial del país fue precisamente el informado por Humberto y, a pesar de los desacuerdos, la familia decidió crear y mantener raíces en un suelo inesperado. “Vinieron de Argentina y pararon en Corumbá. Se instalaron allí y regentaron una tienda. Luego, con el ferrocarril, cuando hubo enlace ferroviario, vinieron aquí en 1917”, explica.

READ  Exposição Internacional de arte contemporáneo regressa ao Chiado, já este sabado dia 5 de Fevereiro pelas 15h

Tiempo después, de los nueve hijos de la pareja, entre ellos la madre de Humberto, Sarah Abussafi Figueiró, estuvo detrás de la construcción del adosado 14 de Julho. “Tenían una casa en otro domicilio de la zona centro, donde en ese entonces mi abuelo criaba cabras. Esta casa aquí fue un evento, ya que se hizo la inauguración para la boda de mi madre.

Amplias puertas y ventanas permanecen abiertas en la esquina de la Rua 14 de Julho.  (Foto: Paul François)
Amplias puertas y ventanas permanecen abiertas en la esquina de la Rua 14 de Julho. (Foto: Paul François)

Junto con puertas, ventanas, candelabros y columnas, este penthouse con balcón de 73 años seguirá siendo un testimonio del tiempo, incluido el poder cultural sobre la historia de la arquitectura en Campo Grande.

“Allí viví hasta los doce años y todavía existen las tijeras de peroba rosa que sostienen el techo. Somos seis hermanos y vivimos allí desde hace muchos años. Muchos de los hijos de mis abuelos se fueron de la ciudad, pero el núcleo se quedó aquí”, dice Humberto.

En la parte superior, un símbolo que se parece al número romano 3, es algo que el nieto de los propietarios desconoce.

«Me dijeron que era un símbolo masón», sin más detalles. Pueden ser tres grandes columnas que representan la Sabiduría, la Fuerza y ​​la Belleza, o Salomón, Hiram rey de Tiro e Hiram Abif y se colocan en el Este, Oeste y Sur, para representar las tres luces de la logia.

en transformación

Prueba de que el edificio sigue siendo mantenido por la familia, la parte baja de la casa alberga otras tradiciones traídas por la hija de Humberto, Victoria, mientras que los departamentos se convertirán en un espacio cultural.

El busto griego se insertó en la decoración del espacio junto a la columna.  (Foto: Paul François)
El busto griego se insertó en la decoración del espacio junto a la columna. (Foto: Paul François)

“Mi hija trajo al espacio una tienda de papas fritas griega, que había estado en la ciudad durante años. Ahora transformo la casa, porque mi madre era una artista cultural, siempre en movimiento. Ahora vamos a instalar en lo alto el Centro Cultural Sarah Figueiró”.

READ  Agape organiza una nueva edición de subastas de arte | cultura y entretenimiento

Según Humberto, el proyecto contará con una colección de pinturas realizadas por su madre en una exposición permanente. Juntos, la idea es que los artistas tengan un espacio para mostrar sus creaciones y darle vida al edificio.

Sarah y su esposo, Eliphas Figueiró, en una foto de los años 70. (Foto: Archivo Personal)
Sarah y su esposo, Eliphas Figueiró, en una foto de los años 70. (Foto: Archivo Personal)

A los 85 años, la artista Sarah Abussafi Figueiró murió en 2019 y también fue una de las fundadoras de la Red de Mujeres de Lucha contra el Cáncer y del Hospital del Cáncer Alfredo Abrão.

Fue presidenta de la Asociación Artística y Cultural de Mato Grosso do Sul, de la Asociación de Pintores de Porcelana y de la Asociación de Profesionales de la Danza Sul-Mato-Grossense, donde colaboró ​​en la regulación de la categoría y organizó varios festivales.

Como el Lado B No Facebook y Gorjeo. ¿Tienes un hilo genial para sugerir? Envíelo en las redes sociales, por e-mail: [email protected] o en Direto das Ruas a través de WhatsApp do Campo Grande News (67) 99669-9563.