octubre 4, 2022

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

INCERTIDUMBRE EN EL MERCADO CRIPTO

El terror se ha instalado en el mercado de las criptomonedas y su efecto se deja notar en la capitalización total de este que, por vez primera desde julio del 2021, ha descendido hasta rondar el billón de dólares.

A la difícil situación macroeconómica mundial se le añade el desastre de Luna y UST, lo que ha generado un intenso sentimiento negativo en el entorno de Bitcoin, dominado ahora por la incertidumbre y provocando una caída superior al 60%, en comparación con su máxima cifra histórica lograda en noviembre.

El inesperado desplome de UST, provocado por la subida de los tipos de interés en EEUU y la caída de los mercados bursátiles, ha derivado en que su valor actual ronde los 0,099 dólares. Y es que UST estaba vinculada a los dólares por su conexión con la criptomoneda LUNA -token de Terra- por lo que la venta intensiva de estos tokens, consecuencia de las caídas, tanto de los mercados bursátiles como de los de las criptodivisas, hizo mella en su valor, derivando en una pérdida del 99% de su valor y que en el momento de redactar este artículo se sitúa en los 0,0001030 dólares.

Según los analistas, la continua presión que ejerce la situación mundial en los mercados ha provocado una de las peores tendencias bajistas, como no se ha visto en años, para las criptomonedas. Pero aunque Bitcoin y Ethereum sufren pérdidas más que significativas, la cosa se pone aún peor para criptomonedas como Cardano, Doge, Shiba o Litecoin.

La masiva venta de criptomonedas ha derivado en el desplome del valor de estas, acompañando, a su vez, al de los mercados financieros, en lo que para los expertos constituye una muestra evidente del dañino efecto que ejercen sobre los activos de riesgo tanto la inflación como los conflictos geopolíticos.

READ  "Inventado y creado". Siete cosas que aprendimos de Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo - The Observer

Junto con Bitcoin, la caída del mercado ha afectado, más si cabe, a las principales altcoins, que han experimentado pérdidas aún mayores que las de la principal criptomoneda.

¿Riesgo para los mercados tradicionales?

Lo cierto es que el furor vendedor de Bitcoin se ha extendido a todo el mercado de las criptomonedas y tampoco las stablecoins han podido escapar a la locura vendedora que ha provocado el sentimiento bajista.

Pero para muchos la preocupación no se limita tan solo al mercado de las criptomonedas, sino que el temor ahora se centra en que esta crítica situación pueda perjudicar a los mercados de acciones y bonos, debido a la exposición que Tether mantiene con el sistema crediticio de EEUU. Y es que, ya en su momento, algunos analistas advertían del riesgo que el fulgurante crecimiento de Tether pudiera implicar para el mercado de crédito a corto plazo.

Al parecer, subyace la posibilidad de que una venta masiva de Tether por efectivo, por parte de los inversores, tenga la capacidad de desestabilizar a los mencionados mercados, presionando aún más a la baja a un mercado que ya sufre por las consecuencias del aumento de las tasas de interés.

¿Crisis financiera?

Sin embargo, en opinión de otros analistas, ante el temor de que pueda derivar en una crisis similar a la del 2008 este desplome no tendría por qué convertirse en una crisis financiera.

Aunque en noviembre del 2021 llegó a su máximo de 3 billones de dólares, a día de hoy, la capitalización de mercado del total de los criptoactivos ronda el billón. Esta cantidad supone menos del 1% de los mercados de renta fija o variable mundiales, lo que no constituiría una cifra de relevancia para los mercados de inversión, a ello se le suman los escasos vínculos existentes entre las cripto y los mercados tradicionales.

READ  El impacto de la reciente ola de la epidemia en las economías (con Portugal a la cabeza)

Es por tanto diferente a lo ocurrido con las hipotecas subprime, que estaban falsamente clasificadas, por lo que los inversores depositaban su capital en unos activos sin ningún valor. Caso muy diferente es el de las criptomonedas, ya que sí tienen un valor, aunque el desastre se haya producido por otorgarle, quizá, un valor exagerado.

Hay que añadir además, que en opinión de estos expertos, esta volatilidad podría ser parte del proceso de desarrollo de estos activos, y mencionan como ejemplo las múltiples caídas experimentadas por Bitcoin en los últimos diez años, comparándolas con las sucedidas en los mercados de renta fija y variable, cuyas caídas no se acercan -ni remotamente- a las de la famosa criptomoneda.