diciembre 10, 2022

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

El hombre que lleva a las multitudes al arte.

El curador Marcelo Dantas ha trabajado en 250 exposiciones en Brasil y en el exterior

A partir de la década de 1940, cuando comenzó a trabajar en murales, el pintor Candido Portinari logró su objetivo como artista: acercar el arte a la mayor cantidad de personas posible fuera del espacio sagrado de los museos, las bienales y las galerías.

Nacido cinco años después de la muerte del pintor, Marcelo Dantas, curador de Portinari Barra Todos, que se inauguró el sábado 5 de marzo, en el MIS Experience, en São Paulo, también fue influido por el mismo interés.

“Creo que tenemos que descentralizar el conocimiento y abrir las puertas a las personas, tanto en el arte moderno y contemporáneo, como en la ciencia”, dice Dantas, responsable del proyecto inmersivo que es la exposición más grande jamás realizada sobre la vida y el trabajo. de Cándido Portinari.

Aunque no trae la presencia física de ninguna pantalla, la muestra explora imágenes de 150 obras que se han mostrado en videomapping, una tecnología para proyectar video sobre objetos o superficies irregulares.

Los visitantes de la experiencia MIS podrán ver el trabajo del pintor en una escala y detalle sin precedentes, así como interactuar con las pinturas. Portinari es el primer artista brasileño en exponer su obra en el espacio dedicado a las experiencias inmersivas, ubicado en Agua Branca, al oeste de São Paulo.

Dantas es conocida por organizar exitosas exhibiciones públicas. ComCiencia, una muestra individual de la artista australiana Patricia Piccinini, en el Centro Cultural Banco do Brasil, en 2016, recibió a más de un millón de visitantes.

La exposición del artista chino Ai Weiwei, en 2019, que recorrió Sao Paulo, Curitiba, Belo Horizonte y Río de Janeiro, en la capital carioca, atrajo diariamente a más de 9.000 personas al CCBB.

Otra característica que acerca los valores artísticos y portuarios es la productividad. Aunque la vida del pintor es relativamente corta -murió a los 59 años- es considerado uno de los artistas brasileños que más ha producido, con unas 5.000 obras.

La exposición explora imágenes de 150 obras presentadas en videomapas, como estas pinturas de la serie Retirentes.

Dantas, de 55 años, tiene más de 250 proyectos de arte en su plan de estudios, que van desde exposiciones hasta el establecimiento de instituciones culturales, entre ellas el Museo de la Lengua Portuguesa y la Casa de Japón.

READ  Elon Musk reacciona a la prohibición de electricidad de Tesla en China

Su actuación no se limita al territorio nacional. En 2014 formó parte del panel de curadores de la Bienal de Vancouver; En 2019 realizó una muestra individual del artista indio Anish Kapoor, en Chile y Argentina; Y ahora, en marzo, se inauguró el Museo de Arte Contemporáneo Sferik en México.

En una entrevista con nuevovidY el Dantas cuenta un poco sobre su camino como emprendedor cultural y su lucha para resolver el «Complejo de la Ignorancia» en Brasil.

Ya mencionaste que tu padre, el empresario y productor teatral Adaury Dantas, es el responsable de tu interés por la cultura. ¿Qué aprendiste de él sobre el espíritu empresarial en este campo?
Mi padre me puso en un mundo de creatividad y cierto espíritu empresarial. Creo que aprendí mucho al verlo arriesgarse, creer en una idea y desarrollarla: obtener los derechos para jugar, agregar talento. Nunca me he visto como el empleado de alguien. Creé mi primera empresa cuando tenía 13 años. Hacía la voz y hacía de DJ en fiestas infantiles. Pude captar las necesidades de las personas que me rodeaban y crear algo que las resolviera. El mundo se divide en dos grupos de personas: los que están dispuestos a correr riesgos y los que no. Soy parte del primer grupo.

Su forma de formatear es muy completa. Estás involucrado en todo el proceso: recaudación de fondos, hablar con el artista, negociar con la fundación. ¿Tu formación en diplomacia te ayuda a negociar en muchas situaciones?
absolutamente sí. Cuando decidí estudiar diplomacia, estaba seguro de que era alguien con ese perfil de trabajar en la mitad del campo, negociar y hacer las cosas. Pero pronto descubrí que no podría desempeñar este papel en el gobierno. Fui a estudiar historia del arte a Italia y me di cuenta de que allí tampoco podía marcar la diferencia.

Así que me mudé a Nueva York para estudiar arte contemporáneo y conectarme con los productores de mi época. En el ámbito cultural, actúo como intermediario para transformar los deseos en realidades. Esto viene de la diplomacia. El arte es un área no regulada del mundo. Todo está construido, todo es dinámico. Puedes crear más proyectos originales como creador. Lo cual es muy motivador.

READ  Ademir da Guia cumple 79 el sábado y es idolatrado por el histórico Palmeiras

He realizado más de 250 exposiciones. Este promedio es mucho más alto que cualquier síndico en una institución. ¿Cuál es el secreto de esta productividad?
En los primeros años eran menos. Antes de la pandemia teníamos una galería abierta cada 15 días. Somos un gran equipo de unas 50 personas, trabajando en un sistema de trabajo muy inteligente. Comenzamos cada proyecto con una reunión presencial de al menos ocho horas. Siempre he creído en este proceso de creación en busca de la etapa de agotamiento. La planta da su mejor fruto después de un período de estrés severo.

Cuando llegues a ese agotamiento, tómate un minuto para respirar y descansar, y ahí es cuando la idea cobra vida. Depende de mí diseñar las estrategias de desarrollo, la organización y la hoja de ruta del experimento, lo que suelo hacer con algún especialista en el tema que estamos trabajando. Las personas con las que trabajo también están muy bien capacitadas y han estado conmigo por más de 10 años. Por lo tanto, tenemos una cierta agilidad.

Dices que el gran nudo en Brasil es del tamaño de la ignorancia. Al mismo tiempo, atrae a cientos de miles de personas a exposiciones de arte contemporáneo. ¿Están sus proyectos tratando de desatar este nudo?
Brasil es una tierra fértil. Hay un gran número de personas sedientas de conocimiento y cultura. Esta audiencia merece que hagamos un hermoso trabajo aquí. Creo que el mayor error que comete un curador es no ser generoso con esta gente. Puedes decir algo muy complejo de manera que la gente lo entienda.

Creo que tenemos que descentralizar el conocimiento y abrir puertas a la gente, ya sea en el arte moderno o contemporáneo, o en la ciencia. Si su abuelo y su nieto no pueden visitar la feria y luego pueden hablar sobre lo que vieron, entonces algo anda mal. Me preocupa, eso sí, llegar al mayor número de personas posible. Y hacer que a la gente le encante para que mañana quiera ver otra exposición.

Estudios de Portinari para el cuadro Guerra y paz pintado entre 1952 y 1956

El sábado 5 de marzo se inauguró la exposición «Portinari Para Todos». ¿Cómo fue elegido el artista?
La pregunta era: ¿Cómo creamos contenido inmersivo con un artista brasileño? La respuesta de Portinari fue espontánea. Este lugar lo tiene. Fue el mayor muralista de Brasil y todo el archivo y catálogo de sus obras está organizado. Su estética Portinari le permitió trabajar con tecnología.

READ  Miniso ya ha abierto una nueva tienda, esta vez en Oporto

Por ejemplo, categorizamos sus obras sobre la infancia a lo largo del horizonte y se creó una nueva tabla agregando las obras. Hay belleza en entender que cada una de estas pinturas era parte de una historia más grande. Estoy seguro de que Portinari estaría feliz de ver este proyecto. Era un hombre que se creía grande. Quería llegar a las masas.

Este proyecto contiene una serie de leyes estatales y federales de patrocinio e incentivos. Vivimos un momento de desmantelamiento de la ley Roaner. ¿Qué opina de los programas de incentivos fiscales para proyectos culturales?
La Ley de Rouanet fue uno de los programas más innovadores de la historia. Brasil es un ejemplo para el mundo con un sistema de leyes de incentivos. Al no poder promulgar una ley que derogue estos programas, el actual gobierno les ha causado una anemia que los vuelve casi inútiles. ¿Qué le hace tanto la cultura a la gente que el gobierno quiere que eso no suceda? Soy un gran partidario de las leyes de incentivos, y creo que funcionan y es un mecanismo que hace que todos pensemos en la cultura. Los empresarios, las empresas y las organizaciones deben pensar cómo les gustaría utilizar este recurso disponible.

¿Fue difícil recaudar fondos para Portinary para Todos?
Era difícil lidiar con la especial honestidad de la cultura. Las empresas se están quedando sin dinero. Porque el rendimiento de las empresas no es malo y porque el número de proyectos ofertados es muy bajo. El problema de recaudar dinero hoy radica en la burocracia gubernamental. Lo hemos probado en todos los proyectos que hacemos en MIS en la Bienal del Mercosur. Nuestra preocupación era cómo obtener los permisos de financiamiento para obtener los fondos a tiempo para implementar los proyectos.