febrero 7, 2023

Diario el Analísta

Mundo de las noticias en español

Argentina despide al histórico Hebe de Bonafini

Cada salida de madre o abuela de Plaza de Mayo se siente profundamente en Argentina. Mucha gente muere sin saber el paradero de sus hijos y nietos desaparecidos durante la dictadura. La muerte de Hebe de Bonafini fue particularmente influyente por el simbolismo de su figura en la lucha por los derechos humanos en el país.

Este domingo (27), Argentina celebró una semana de luto por el fallecimiento de Hebe de Bonafini a los 93 años. La noticia de su muerte acaparó los titulares el día inaugural de la Copa del Mundo, y miles se reunieron en la plaza histórica para despedirlo el jueves pasado (24).

«Siempre fue una mujer muy franca que siempre decía lo que pensaba, independientemente de lo que dijeran los demás», dice la maestra jubilada Christina Conde, quien asistió a la marcha en honor de Hebei. «Esta es la primera persona que confronta al ejército sobre dónde están nuestros hijos», refiriéndose a la represión del ejército contra los militantes montando a caballo.

Hebe fue una de las líderes de la organización de madres durante la última dictadura militar argentina, quienes se identificaron con pañuelos blancos en la cabeza durante las protestas en la plaza frente a la Casa Rosada para exigir el paradero de sus hijos. Secuestrado por los militares.


El pasado jueves (24) miles de personas se despidieron de Hebe de Bonafini. / Fernanda Baisau

Fue recién durante la Copa del Mundo de 1976 que un grupo de mujeres rompió el bloqueo mediático de la dictadura y sacó a la luz las desapariciones del régimen represor. La presencia continua de mujeres con velos blancos en la Plaza de Mayo atrajo la atención de los medios internacionales. Hebe de Bonafini fue uno de los organizadores de estas marchas, y dos de sus tres hijos además de su nuera fueron desaparecidos por el ejército.

READ  El calor derribó muchos logros históricos en Argentina

“Su coraje y valentía, en momentos de silencio, inspiró, animó la búsqueda de la verdad, la memoria y la justicia”, escribió el Papa Francisco de Argentina en una carta a la Congregación de Madres de Praça de Mayo. El día que Hebe murió. El Papa también recordó su encuentro con Bonafini. «Recuerdo la pasión que me envió en la reunión que tuvimos en el Vaticano, para dar voz a los sin voz».

Con el retorno de la democracia surgieron diferencias en la postura política de los militantes. A partir de entonces, la organización de las Madres se escindió en dos: la Mães da Praça de Maio – línea fundadora, de carácter autónomo, y la Associação das Mães da Praça de Mayo, afiliada al peronismo – e incluía a Hebe de Bonafini. Presidente.

Adiós a Hebe

El pasado jueves se llevó a cabo la primera procesión semanal de las madres de Plaza de Mayo sin Hebe de Bonafini, que se transformó en un acto de respeto y despedida. Como él quiso, sus restos fueron colocados en la Plaza de la Pirámide en el centro de la plaza, inmortalizando su presencia en un escenario histórico de los derechos humanos en Argentina.

En un día inusualmente caluroso en Buenos Aires, la ceremonia estuvo a cargo de miembros de la asociación: los termómetros registraron 36ºC. Madres de otras ciudades y provincias también participaron en la procesión para despedir al presidente de la asociación.

En la tarima instalada en la plaza, Irene de Ciuc, madre de Plaza de Mayo, dijo: “A partir de ahora recordaremos las palabras, los discursos que nos conducen. Honremos a Feliz porque se nos adelantó, nos dio fuerza, nos dio cariño, nos dio todo. Dijo que la política no es una forma de conseguir un trabajo, sino de crear un programa político que cumpla. La riqueza estará con el pueblo».

READ  Croacia o Argentina: la modelo croata Ivana Knoll 'clava' a la ganadora

Las Madres de Plaza de Mayo hablaron en una tarima instalada en la plaza en honor a Hebe de Bonafini. /Luis Ropaio/AFP

La tradicional ronda en el interior de la plaza, esta vez, debido a la cantidad de personas que participan en el desfile, deberá realizarse en las calles aledañas a la Praça de Mayo. Entre los luchadores y seguros de sí mismos, muchos de los presentes habían vivido la dictadura y sintieron el peso de la partida de una figura como Hebe.

«Hebe, para mí, es como un héroe. Nunca habrá otro», dice entre lágrimas una psicóloga jubilada, Silvia Spitalnik, en un tributo a De Bonafini. «Siempre hay muchas luchadoras, pero no otra Hebe. Porque ella tuvo el coraje y la valentía que rara vez tienes».

Montaje: Talitha Byers